Lo que tenés que hacer cuando querés dejar de fumar

Te comentamos algunas recomendaciones que te pueden servir cuando tomás la decisión de dejar de fumar.

En el tabaco encontramos miles de sustancias tóxicas que producen serios daños en el organismo; entre ellas, la nicotina. La nicotina es una sustancia psicoactiva que provoca una alteración en el funcionamiento del Sistema Nervioso Central (SNC); principalmente en el cerebro que desarrolla una fuerte dependencia química hacia la sustancia. También produce una dependencia psicológica y social que juntas, hace que sea más difícil abandonar el consumo de tabaco en cualquiera de sus formas.

La dependencia a la nicotina es una de las más fuertes que puede producir una sustancia psicoactiva y significa que no se puede dejar de consumirla, aún conociendo el daño que produce. Esta es una alarma que te dirá que necesitas dejarlo inmediatamente, además, es importante que tomes en cuenta que ningún nivel de consumo es seguro para su salud.

Sin embargo, sin importar durante cuánto tiempo has fumado, dejar de hacerlo puede mejorar la salud significativamente, quizás, salvarte la vida. Por lo anterior, es que existen tratamientos eficaces desarrollados por profesionales para abandonar la dependencia, no obstante, en ocasiones con intentarlo a partir de una breve orientación es suficiente para lograrlo. Te recomendamos aquí algunos tips para que podás intentarlo.

  • Lo primero que requerís es estar dispuesto a liberarte del consumo de tabaco y por ende, de la nicotina. Visualizate como una persona sana, no fumadora.

  • Hacé una lista de las desventajas del fumar para vos y para quienes conviven a tu lado.

  • Definí una fecha para iniciar la cesación, una que sea una motivación, quizás de aniversario, de cumpleaños o cualquier otra fecha importante.

  • Eliminá de tu casa o lugar de trabajo cualquier referencia que te evoque el acto de fumar (cigarrillos, vaporizadores, fósforos o encendedores, ceniceros, etc).

  • Contále a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo tu decisión de dejar de fumar y solicitá ayuda para que tu intento sea aún más fácil.

  • Identificá los momentos en los que estás más propenso a fumar. Por ejemplo, ¿Fumás apenas despertás en la mañana? ¿cuando estás en un momento de estrés o ansiedad? ¿Cuándo salís en las noches con amigos? ¿Cuándo estás tomando café o alcohol? ¿Inmediatamente después de una comida o de tener relaciones sexuales? ¿Durante un descanso en el trabajo?  ¿Cuándo estás con otras personas que fuman?. Esto te ayudará a estar más consciente de los momentos o actividades que te pueden poner en riesgo de fumar nuevamente y diseñar una estrategia para enfrentarlo.

  • Establecé metas diarias para dejar de fumar, pensá: “Hoy no fumo”. Esta es tu meta principal y te ayudará a bajar la ansiedad por fumar o por pensar en que tu meta es difícil y distante.  Recompensate cuando las logrés.

  • Vapear no es una alternativa científicamente comprobada para dejar de fumar, solo estaría cambiando el dispositivo que te suministra la nicotina. Es mejor, buscar otras estrategias más sanas.

  • Todos los días, poné en un frasco el dinero que normalmente gastarías en cigarrillos. Luego, gastá ese dinero en algo que te guste.

  • Encontrá actividades que ocupen tus manos y tu mente, pero que no sean agotadoras. La actividad física, el deporte, los ejercicios de respiración y relajación, los juegos de mesa o en la computadora, leer, pintar, hacer crucigramas, pueden ayudar.

  • Satisfacé tus hábitos orales en formas diferentes. Comé apio, zanahoria u otro tipo de merienda baja en calorías. Masticá chicle sin azúcar, chupá un confite o una rama de canela, por ejemplo.

  • Bebé mucho líquido con poca azúcar o sin ella del todo, preferiblemente agua. Este es uno de los mejores consejos mientras deja de fumar. Bebé mínimo 1,5 litros al día ya que el cuerpo necesita hidratarse. Evita definitivamente el alcohol o ingerir bebidas con cafeína.

  • Una dieta balanceada te ayudará a estar mejor alimentado, sentirte bien y a no aumentar de peso.

  • Cuando tengás ganas fuertes de fumar, acudí a una persona de confianza que te pueda brindar apoyo e inyectarte entusiasmo para continuar con su esfuerzo.

  • Hacé una lista de todos los cambios positivos que tu cuerpo y tu actitud han comenzado a experimentar, eso te entusiasmará a seguir adelante con la meta que te has propuesto y desde ahora, ¡MUCHAS FELICIDADES!.

Si tenés suficiente entusiasmo, la disposición para dejar de fumar y seguir estos tips de seguro llegarás a la meta propuesta, pero si tu dependencia a la nicotina es más fuerte que su voluntad, recordá siempre que en IAFA tenemos tratamiento especializado en manos de excelentes profesionales que te podrán ayudar.

Si querés fijar una cita con nuestros especialistas, hacé clic abajo.

BeneficiosPaulo López